FONOAUDIOLOGÍA INFANTIL
NIÑOS / JOVENES / ADULTO

La Fonoaudiología es una disciplina que se encarga de evaluar, diagnosticar e intervenir en las dificultades de comunicación expresiva y comprensiva: trastornos de la voz, del habla y del lenguaje. La intervención se realiza en todos los niveles con el fin de potenciar las habilidades comunicativas de los pacientes. El Fonoaudiólogo es el profesional competente para trabajar con personas que presentan dificultades de comunicación; lenguaje y habla, fonación, deglución y audición. Su propósito es establecer o reestablecer contenidos y funciones que forman parte de la comunicación humana y que por alguna causa la persona no las presenta.



PROBLEMAS A TRATAR

  • Síndrome de Down

  • Niños del Espectro Autista

  • Lactancia Materna

  • Motricidad Orofacial

  • Vendaje Neuromuscular

  • Incoordinación Respiratoria

  • Control del Niño Sano

  • Atenció Temprana Niños

  • Estimulación del Lenguaje

  • Estimulación Psicomotriz

PROBLEMAS A TRATAR

  • Estimulación Temprana

  • Estimulación Motricidad

  • Trastornos de La Voz

  • Trastorno del Lenguaje

  • Trastornos del Habla

  • Trastornos de Deglución

  • Problemas de Afasias

  • Problemas de Apraxias

  • Problemas de Dislalia

  • Problemas de Dispraxia

ALGUNAS PREGUNTAS FRECUENTES

A los niños tampoco se les pueden pedir cosas que no correspondan a su edad, eso es muy importante. Pero si por ejemplo, a los 18 meses no habla, aunque sea muy regalón, necesita una evaluación. Un diagnóstico a tiempo con un trabajo constante tanto en la consulta como en la casa, es fundamental para lograr un cambio.

A pesar de que cada vez hay mayor conciencia en los padres sobre este problema, pese a ello aún existe un grupo de padres que espera que los problemas de lenguaje que tienen sus hijos se solucionen milagrosamente. Otros son los que los llevan por pocas sesiones y terminan antes de tiempo el tratamiento, sin tomar en cuenta del trabajo constante y perseverante que se debe realizar.

Lo más probable es que no superará el trastorno y las secuelas de un tratamiento incompleto o ausente, le generen dificultades en su rendimiento escolar. Por otro lado, todo ser humano tiene una capacidad natural de maduración neurológica, lo que sin duda contribuye en muchos casos a acelerar su mejoría, pero si el niño no recibe un tratamiento profesional no logrará el desarrollo lingüístico óptimo.

Dentro de las patologías de niños, hay varios tipos: están las patologías de lenguaje que pueden ir de trastornos de lenguaje en específico. Por ejemplo, el típico niño que no dice la "r" y todo lo demás lo tiene bien, ya sea a nivel cognitivo como expresivo es un niño que tiene dislalia. Hay otros niños por ejemplo que como dicen sus padres "hablan enredado" pero comprenden todo, esos son como trastornos del lenguaje en sí. Pero un niño por ejemplo que ya a los dos años no tiene la intención comunicativa, juega solo, no le interesa comunicarse con otro, y si lo hace tal vez piensa de forma instrumental. Es muy importante en el curso de la terapia considerar la presencia de reacciones adversas, pues de esto dependerá la dosis con la que se continuará y también la dosis de mantención. Ocasionalmente se presentan reacciones tardías, sobre las cuales el paciente debe ser advertido e instruído de cómo proceder si son leves y de dónde acudir si son severas.

Es una alteración de la expresión y/o comprensión del lenguaje hablado (tiene que ver con la organización mental para expresarse y/o comprender lo que se le dice). El trastorno de lenguaje, implica un retraso o desfase en el desarrollo de los aspectos linguísticos esperados con respecto a las escalas etarias, pero no por ello sus niveles son homogéneos, lo que significa que podemos encontrar una morfosintaxis adecuada a la edad, pero un desarrollo fonológico desfasado en 2 años con respecto a la edad del niño. Los trastornos de lenguaje, pueden ser específicos (primarios), o pueden ser secundarios.Los trastornos específicos del lenguaje son aquellos que no derivan de ninguna otra patología o síndrome de mayor importancia, es decir, el paciente es normal en el resto de su desarrollo, tanto cognitivo (coeficiente intelectual normal) como motor. Antes de los 3 años no se habla de trastorno del lenguaje, sino de retraso en el desarrollo del lenguaje. Después de los tres años, cuando ya se pueden aplicar los test normados en Chile, se clasifican en trastorno específico del lenguaje expresivo, o trastorno específico del lenguaje mixto. En éste último se ve alterada la expresión y la comprensión de los diferentes aspectos linguísticos. En el caso de los Trastornos de lenguaje secundarios, se llaman así porque son justamente secundarios en severidad y aparición con respecto a otra enfermedad o cuadro que ya presentaba el mismo niño, es decir cuando el problema de lenguaje es otra característica más del cuadro total, por ejemplo, un niño con parálisis cerebral, o un niño con pérdida auditiva, en ambos casos el trastorno de lenguaje deriva de otra patología.

Todo trastorno de lenguaje tiene potenciales de ser superado, pero la rapidez de su evolución y los avances en su tratamiento dependen de distintos factores, tales como: tipo de Trastorno (expresivo o mixto), el grado de severidad del trastorno, la cantidad de aspectos lingüísticos alterados, la precocidad del diagnóstico, el inicio oportuno del tratamiento, el apoyo familiar en la terapia y por supuesto la motivación del niño.

El rol del pediatra es lo primero, pues debe detectar a los niños que son muy irritables por ejemplo en la consulta o si por ejemplo tienen problemas para cambiar de alimento. Un buen diagnóstico previo es fundamental, pues avala el tratamiento que corresponda para seguir adelante. El no realizar una labor a tiempo, sólo acarrea problemas a largo plazo con el menor, los que pueden por ejemplo derivar en burlas por parte de sus pares. Al retrasar el tratamiento, disminuyen los niveles de atención, de aprendizaje y de motivación porque tiene problemas para interactuar y se siente disminuido en la relación con su medio.

Cuando llegan espontáneamente al fonoaudiólogo, son profesionales de mediana edad que quieren hacer discursos y darse a entender, por problemas vocales y de articulación, por ejemplo, por la necesidad de convencer a clientes. A veces, son personas que tuvieron problemas en la infancia y que no fueron tratados y adquirieron malos hábitos vocales. Los tratamientos con ellos, en general son más largos pero de todas formas se generan cambios.

FORMULARIO DE CONTACTO ONLINE


Para consultas generales sobre nuestros servicios o bien tomar horas, ingrese sus datos en el siguiente formulario.