PSICOLOGÍA INFANTIL
NIÑOS / JOVENES

La Psicología Infantil se ocupa del estudio del comportamiento del niño, desde su nacimiento hasta su adolescencia. El psicólogo infantil se centra en el desarrollo físico, motor, cognitivo, perceptivo, afectivo y socia del menor, para lo cual el psicólogo infantil utiliza métodos para prever y resolver los problemas en la salud mental de los niños. La adolescencia es una etapa de desarrollo determinante para la consolidación de diferentes procesos como la definición de la identidad; elección vocacional; consolidación de la incorporación de los valores; y muchas veces incluso la elección de la pareja. Es especialmente vulnerable, principalmente por la cantidad de presiones a las que están expuestos los adolescentes de hoy.



PROBLEMAS A TRATAR

  • Pánico - Angustia

  • Estrés Agudo

  • Anorexia - Bulimia

  • Bajo Rendimiento Escolar

  • Dificultades de Aprendizaje

  • Déficit Atencional

  • Hiperactividad

  • Acoso Escolar o Bullying

PROBLEMAS A TRATAR

  • Problemas Depresión

  • Problemas de Comunicación

  • Problema Identidad Sexual

  • Problemas Familiares

  • Trastornos de Adaptación

  • Trastornos Estado del Ánimo

  • Trastorno de Conducta

  • Trastornos del Sueño

ALGUNAS PREGUNTAS FRECUENTES

Para captar algunos elementos centrales que los padres deben observar para detectar anomalías en sus hijos, es muy importante tener en cuenta lo siguiente: conozca a sus hijos, tenga nociones lo más claras posibles de cómo son y cuáles son sus actividades habituales, de manera que cualquier cambio no atribuible a los cambios propios del desarrollo le pueda llamar la atención.Las áreas en las que los padres deben fijarse para identificar algún cambio que pueda indicar algún problema emocional son: Alimentación. Sueño. Atención y concentración. Rendimiento escolar. Juego. Relaciones sociales. Estado de ánimo.

Dependiendo de la edad del niño la forma de afrontarlo será diferente: Niños menores de 3 años: no es preciso dar una explicación previa. Puede ser conveniente, según estamos yendo a la consulta por primera vez , que el adulto que acompaña al niño hablen con él de forma natural describiendo el entorno físico y a la persona que van a ver. Niños de 3 a 6 años: se debe informar al niño antes de la visita pero sin demasiada antelación. La información debe ser concreta, explicando que se va a un especialista para solucionar el problema que le afecta ( miedos, celos, rendimiento escolar, timidez, etc). Deberemos responder sólo a las preguntas formuladas por el niño, si las hace. Niños de 6 a 12 años: en esta etapa es conveniente dar la información varios días antes de la primera cita para que el niño se vaya haciendo su propia idea. La explicación será más extensa y conviene fomentar las preguntas para que todos los posibles temores o dudas queden resueltos. Además es importante motivar al niño para que acuda a gusto. Adolescentes: es la edad más complicada ya que pocos deciden acudir al psicólogo de forma voluntaria. Son los padres los que deben tomar la decisión y comunicársela de tal manera que entienda que ellos no son capaces de resolver el problema y es necesario acudir a un especialista. Lo habitual es tener éxito, pero si no es así recurriremos al apoyo de personas que tengan influencia sobre él (amigos, otros familiares, etc). No es conveniente recurrir a los castigos.

Los psicólogos no recetamos. Los psicólogos trabajamos haciendo una terapia sin prescribir ningún fármaco. En el momento en que se detecta un problema psiquiátrico se deriva al especialista para que pueda hacer un diagnóstico y, si es necesario, establecer una pauta farmacológica.

Podemos darnos cuenta de que nuestro hijo necesitaría un psicológo infantil si observamos alteraciones en las siguientes áreas: En la alimentación: come más o menos. Del sueño: insomnio, pesadillas, hipersomnia (exceso de sueño durante el día), enuresis (se hace pis en la cama) . Del rendimiento escolar: aumento de la distractibilidad, hipomotivación, no hace sus tareas, os llaman del cole para preguntar si está pasando algo ya que su rendimiento está bajando notablemente. En el estado de ánimo: triste, apático, sin ganas de hacer nada, tiene cambios de humor y del estado de ánimo frecuentes, explosiones de irritabilidad o enfados impredecibles. En su nivel de actividad: parece que haya perdido la energía, está más nervioso de lo habitual, no puede seguir a sus compañeros en sus actividades extraescolares habituales (deportes sobre todo). En el juego: juega sólo mediante dispositivos tecnológicos a juegos violentos, no participa en actividades de grupo. En la conducta: no acata las normas, presenta conductas repetitivas, desafía a las figuras de autoridad. En las relaciones sociales: tiene problemas con sus compañeros, ni llama ni le llaman para quedar, no hace nuevos amigos, presenta ansiedad ante determinadas situaciones sociales.

Es frecuente que, cuando los padres inician la búsqueda de un profesional para tratar a su hijo, se encuentren con distintos profesionales de la salud y es a partir de este momento cuando se desorientan un poco. Surgen dudas como ¿cuál es el más apropiado? ¿En qué se diferencian unos y otros? Por eso, vamos a ver los distintas especialistas a los que podéis acudir y cuál será el más apropiado en vuestro caso: Psiquiatra. Son médicos especialistas y con experiencia en psicoterapia y farmacología. Pueden diagnosticar y tratar a tu hijo y, además, recetarle medicamentos. ¿Estás a favor del uso de medicamentos en niños pequeños? Según tu respuesta, lo descartarás o no. Psicólogo clínico. Son psicólogos con uno o varios máster o, en algunos casos, un doctorado. Todos ellos tiene formación especializada y experiencia en psicoterapia y, algunos, se especializan en tratar niños, adolescentes y sus familias. Los psicólogos, también tienen formación en psicofarmacología por lo cual pueden orientar a sus pacientes acerca de si la medicación es una buena opción o no en cada caso pero, sin embargo, no pueden recetar. Gabinete psicopedagógico del colegio. Los niños pasan mucho tiempo en el colegio y, es por ello, que es el primer lugar donde pueden empezar a detectar ciertas dificultades, de aprendizaje o de conducta en el menor. Entonces, es derivado al gabinete psicopedagógico del colegio – formado por psicopedagogos- y que es válido como una primera aproximación al problema de su hijo siempre y cuando se mantenga en contacto con los padres, los profesores y los profesionales externos, si ya se han buscado. Pediatra. Ante la presencia de sintomatología orgánica se puede acudir al pediatra para que descarte patología médica pero lo más probable, una vez realizada esta evaluación, es que sea el propio pediatra quien les derive a un psicólogo clínico infantojuvenil. Otros. A veces, es necesario realizar interconsultas, por ejemplo, con un fonoaudiólogo si existen dificultades en el lenguaje expresivo oral o con un neurólogo infantil o neuropediatra.

En psicología, se pueden usar diferentes tipos de orientaciones: Terapia cognitivo-conductual (TCC). Es útil con los niños y adolescentes deprimidos, ansiosos o con problemas para manejar el estrés. Incluye trabajo basado en estrategias de afrontamiento del estrés, aprender a relajarse, entre otras cosas. Terapia psicoanalítica. Se usa con menos frecuencia en los niños pero en los niños mayores o adolescentes les ayuda a analizar en profundidad sus problemas pero no se centra en la resolución de problemas como la TCC. Existen muchas otras orientaciones pero estas son las que más se usan con niños y adolescentes. Por otro lado, los niños pueden hacer: Terapia individual. Trabajar sólo con el psicólogo sobre el tema que le preocupa o necesita ayuda. Terapia de grupo. Es una reunión de entre 6-12 niños de,aproximadamente la misma edad, cuya finalidad es la resolución es desde la resolución de problemas específicos hasta aprender habilidades sociales o para manejar la ira. Terapia familiar. Puede ser útil cuando los miembros de una familia discuten frecuentemente o están enfrentados o porque el niño presenta trastornos de conducta. Además, también se les muestra a los padres como restablecer su papel como figuras de autoridad.

FORMULARIO DE CONTACTO ONLINE


Para consultas generales sobre nuestros servicios o bien tomar horas, ingrese sus datos en el siguiente formulario.